lunes, 2 de septiembre de 2013

La Vida Eterna



La Vida Eterna_ Posiblemente la escritura más cítada en la Biblia dice: “porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en El crea, no se pierda, más tenga vida eterna. (Juan 3:16) "¡La Vida Eterna!” suena muy bien, ¿no?— especialmente cuando consideramos de que se llevará a cabo en el cielo, donde no habrá tristeza ni dolor. “No más

 sufrimiento.” ¡Eso si que suena muy interesante!
En fin de cuentas, al final de nuestras 
vida, nuestra meta como cristianos es 
alcanzar la vida eterna y ayudar a tanta 
otra gente como podamos a obtenerla 
también. Pero nuestra meta no sólo está 
en “el final.” También debe de ser en el 
“miéntras tanto” y en el “ahora.” Jesús 
se aludio a esto también. Él nos dijo 
en el evangelio de Juan que El vinó para 
que tengamos vida, y que la tengamos en 
abundancia. (Juan 10:10)

Él estaba hablando de tener una vida 
abundante ahora; una vida de gozo, paz 
y amor, a pesar de los problemas que 
tengamos que enfrentár diariamente; no 
sólo después de que hayamos pasado al 
siguiente nivel.
¿Entonces, cómo nos anótamos para 
ser participes de ésta salvación y vida 
abundante? Antes de explorar esto, 
necesitamos establecer una fundación. 
Con la esperanza, de que lo podamos 
explicar en forma clara.

Primero, revisemos algunos puntos 
acerca de la Biblia, porque es a través 
de éste libro maravílloso que podemos 
encontrar las respuestas a muchas 
preguntas, incluyendo aquéllas sobre la 

vida y la salvación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario