viernes, 1 de noviembre de 2013

Meditemos en La palabra de Dios

a trajimos a este mundo y nada podemos llevarnos.

Muy buenas Tardes,hoy martes 08_10_2013. Les envió mis saludos y agradecimiento a todos y cada uno de los que participan con su asistencia,a este Blog: "Cristo Para Las Naciones",Deseo sinceramente que pasen un lindo feriado. Para los que no son peruanos le comparto que en Perú : Hoy se conmemora Combate de Angamos y gesta de Grau,El Día de "La Marina
 Peruana".
Bien continuamos con la segunda parte del Salmo49. la segunda parte trata de la muerte.
Mas el hombre no permanecerá en honra: Es semejante á las bestias que perecen.

 Este su camino es su locura: Con todo, corren sus descendientes por el dicho de ellos. (Selah.)
 Como rebaños serán puestos en la sepultura; La muerte los pastoreará; Y los rectos se enseñorearán de ellos por la mañana: Y se consumirá su bien parecer en el sepulcro de su morada.
 Empero Dios redimirá mi vida del poder de la sepultura, Cuando me tomará. (Selah.)
 No temas cuando se enriquece alguno, Cuando aumenta la gloria de su casa;
 Porque en muriendo no llevará nada, Ni descenderá tras él su gloria.
 Si bien mientras viviere, dirá dichosa á su alma: Y tú serás loado cuando bien te tratares.
 Entrará á la generación de sus padres: No verán luz para siempre.
 El hombre en honra que no entiende, Semejante es á las bestias que perecen.
Este tema de la muerte muchos quieren evitar hablar y aún pensar. Sin embargo el salmista lo enfrenta de forma clara y precisa.
Todos los eres humanos y los animales han de morir,por eso es necesario que nos preparemos para el desenlace siguiendo el ejemplo del salmista,teniendo la plena confianza de que ÉL Señor" Redimirá" nuestra alma del poder de la muerte" y esto gracias al sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario a nuestro favor.
Podemos pensar en "como" nos vamos a morir,pero si somos negligentes con nuestro cuerpo físico,aceleraremos ese paso.  Si hacemos una mala administración de salud y fuerza,los resultados eran nocivos.  Recordemos que nuestro cuerpo es "Templo del Espíritu Santo" y que Él mora en nosotros y que no somos dueños de nosotros mismos,pues Él nos compro con su sangre.
El otro punto que toca el salmista que también es de gran interés acerca de los bienes materiales y lo que pasa con ellos después de morir,el apóstol Pablo dice en su carta a Timoteo que: "Después de todo nada trajimos a este mundo y nada podemos llevarnos al morir" así como la advertencia de no poner la esperanza en la riquezas .  Recuerde que el dinero es un buen siervo pero un mal amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario