domingo, 29 de diciembre de 2013

LA ORACIÓN DE UN ANCIANO_Salmo 71 :1.11

Salmo 71

Oh Señor, a ti acudo en busca de protección;

    no permitas que me avergüencen.
Sálvame y rescátame,
    porque tú haces lo que es correcto.
Inclina tu oído para escucharme
    y ponme en libertad.
Sé tú mi roca de seguridad,
    donde siempre pueda esconderme.
Da la orden de salvarme,
    porque tú eres mi roca y mi fortaleza.
Dios mío, rescátame del poder de los perversos,
    de las garras de los crueles opresores.
Oh Señor, sólo tú eres mi esperanza;
    en ti he confiado, oh Señor, desde mi niñez.
Así es, estás conmigo desde mi nacimiento;
    me has cuidado desde el vientre de mi madre.
    ¡Con razón siempre te alabo!
Mi vida es un ejemplo para muchos,

    porque tú has sido mi fuerza y protección.
Por eso nunca puedo dejar de alabarte;
    todo el día declaro tu gloria.
Y ahora, en mi vejez, no me hagas a un lado;
    no me abandones cuando me faltan las fuerzas.
10 
Pues mis enemigos murmuran contra mí
    y juntos confabulan matarme.
11 
Dicen: «Dios lo ha abandonado.
    Vayamos y agarrémoslo,
    porque ahora nadie lo ayudará».


Aquí viene el salmo de alguien que ha pasado la mayor parte de su vida en dificultades y luchas pero también  en constante relación con Dios. Es conocido como el salmo del anciano y combina elementos de otros salmos como el 22,31,35,40. No sabemos quien escribió este salmo,pero se piensa que pudo ser Jeremías,después de ver la ciudad de Jerusalén destruida y el pueblo del Señor cautivo,durante el tiempo del exilio.

Dios es nuestro refugio.-(1_3) El salmista declara con confianza que su único refugio,salvador y fortaleza es el Señor. Dios no permite que su hijo sea avergonzado y por el contrario lo salvará en Su justicia porque Él inclina sus oídos y escucha la oración de su pueblo. El salmista sabe que su necesidad de este refugio es permanente así que declara su deseo de regresar a refugiarse continuamente. No espere a que sea demasiado tarde. Obedezca la palabra de Dios y refugiese en Él Señor.

Dios nos cuida en la niñez y juventud. (4-6)Dios lo puede librar del impío porque así lo ha hecho desde que estaba en el vientre de su madre. Dios no cambia si nos libró en el pasado lo seguirá haciendo
mientras vivamos. No se trata de que Dios sea malo en algunos momentos de la vida y bueno en otros. El es inmutable,siempre es bueno,aunque a veces permite circunstancias para formarnos,pero siempre nos lleva a victoria. El es nuestra esperanza y si fue fiel en el pasado ,lo será también ahora.


Dios nos cuidará en nuestra madurez ( 7-11) Cuando llega la etapa de la ancianidad. Muchas personas se sienten sin fuerzas,y comienzan hablar de ellos que quedarán avergonzados y en derrota. Pero el salmista declara que su fortaleza esta en la alabanza permanente. Es Dios quien le da la victorias,aunque las fuerzas le falten,es Dios quien lo protege de sus enemigos,a pesar de lo que ellos crean. Dios tiene especial cuidado de la persona de la tercera edad.porque son su tesoro especial,son la gente con quien más a caminado. El es protector de huertanos y viudas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario